Preparar el hilo para el tufting utilizando un devanador de hilo


Preparación de la estación de trabajo: Elige una zona con mucho espacio y una mesa robusta con bordes cuadrados para sujetar correctamente el devanador de hilo. Deja espacio para tu madeja de hilo.

Sujeción del devanador de hilo: Fija el devanador de hilo a la mesa utilizando su abrazadera. Coloca un paño entre la pinza y la mesa para evitar daños, y asegúrate de que esté bien sujeta para evitar que se tambalee.

Colocación del brazo de alimentación del hilo: Localiza el gancho en la parte inferior del brazo de alimentación del hilo y un poste en la bobinadora. Enrolla el gancho alrededor del poste, asegurándote de que el brazo mira hacia fuera. Aprieta el brazo en su sitio con el tornillo de mariposa. Una pequeña pieza de goma en el brazo ayuda a evitar que se mueva al darle cuerda.

Enhebrar el hilo: Busca el extremo de la madeja de hilo y pásalo por la parte superior del brazo de alimentación del hilo. Asegúrate de que el hilo está bien enhebrado sin obstruir la visión si estás grabando el proceso.

Sujeción del hilo: En la parte superior del brazo de alimentación, introduce el hilo en dos ranuras para sujetarlo firmemente. Deja una cola lo suficientemente larga para envolverla, pero no excesivamente.

Inicio del proceso de bobinado: Empieza a girar el mango del devanador de hilo, normalmente en el sentido de las agujas del reloj. Ten en cuenta la capacidad de tu bobinadora, ya que algunas pueden manejar más hilo que otras

Ajuste de la tensión: Mientras bobinas, ajusta la tensión si encuentras resistencia o si el hilo salta de su sitio. Esto es habitual hacia el final de la madeja. Dejar que la gravedad te ayude puede ayudar a mantener una tensión uniforme.

Pasos finales: Ve más despacio a medida que te acercas al final de la madeja para evitar contratiempos. Soluciona cualquier nudo o enredo antes de continuar. Cuando llegues al final, mete el extremo de la cola por debajo del hilo enrollado para fijarlo en su sitio.

Disfruta de tu pastel de hilo: Por último, saca el pastel de hilo bien enrollado de la bobinadora. Ahora tienes un pastel de hilo organizado y listo para guardarlo o utilizarlo inmediatamente en tus proyectos de manualidades